Imprimir esta página

SÍNDROME DEL CUIDADOR QUEMADO

Síndrome del cuidador quemado
(Síndrome de burn out)

 

Consiste en un profundo desgaste emocional y físico que experimenta la persona que convive y/ó cuida a un enfermo crónico incurable, como es el caso de los cuidadores de personas que padecen la Enfermedad de Alzheimer.

El cuidador que puede sufrirlo es aquel que llega a dedicarle:

- todo o casi todo su tiempo.

- generalmente en solitario.

- durante un largo periodo de tiempo.

 

SEÑALES DE ALERTA (Indicadores de poder padecer el Síndrome del cuidador quemado):

- Irritabilidad intensa.

- Niveles de estrés y/o ansiedad elevados.

- Cansancio continúo.

- Trastornos del sueño.

- Problemas en la memoria.

- Reducción o abandono de aficiones.

- Desgana por vivir nuevas experiencias.

- Descuido de relaciones sociales y aislamiento social.

- Molestias y dolores sin tener ningún problema de salud aparente.

- Consumo de psicofármacos como ansiolíticos y/o antidepresivos.

 

LOS SÍNTOMAS QUE DESARROLLAN LAS PERSONAS QUE LO PADECEN:

•Actitudes y sentimientos negativos hacia el enfermo que cuida.

•Desmotivación ante las tareas o vivencias.

•Depresión-angustia.

•Trastornos psicosomáticos.

•Fatiga y agotamiento no ligado al esfuerzo.

•Irritabilidad.

•Despersonalización y deshumanización hacía la persona enferma.

•Agobio continuado con sentimientos de ser desbordado por la situación.

                                                         (Rodríguez del Álamo, 2002).

 

LOS CAMBIOS QUE PUEDE CONLLEVAR SON:

•Cambios en la salud (fatiga, alteraciones del sueño, dolores, enfermedades psicosomáticas,...)

•Cambios en las relaciones familiares (cambio de tareas, cambio rol, conflictos, problemas en la comunicación,...)

•Cambios en el trabajo y en la situación económica (absentismo, abandono, aumento de los gastos,...)

•Cambios en el tiempo libre (disminución del tiempo dedicado al ocio, a la familia, a los amigos, ... A UNO MISMO)

•Cambios en el estado de animo (miedo, culpabilidad, preocupación, tristeza, ansiedad,...)

 

PAUTAS PARA PREVENIR EL SÍNDROME DEL CUIDADOR QUEMADO O ELIMINARLO SI LO PADECEMOS:

1.LA INFORMACIÓN ES PODER:  Conocer la enfermedad nos va a dar control sobre la situación, adoptando una actitud y una toma de decisiones más adecuada a las necesidades que se van planteando.

2.COMPARTIR EL CUIDADO: Es esencial conocer la importancia de identificar los momentos en los que es necesario buscar apoyo y aprender a solicitar ayuda.

3.GESTIÓN ADECUADA DE SENTIMIENTOS Y EMOCIONES: Reconocer y expresar tanto los sentimientos como las emociones, es importante para mitigar y reducir la sobrecarga emocional.

4.BUEN MANEJO DE LOS SINTOMAS DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER: Adquisición de estrategias para manejar la Enfermedad de Alzheimer.

5.FOMENTAR EL AUTOCUIDADO:Dedicarse tiempo a uno mismo es un aspecto imprescindible para favorecer el bienestar del cuidador y evitar la sobrecarga derivada del cuidado (aficiones, descanso, alimentación, ejercicio, hábitos saludables, relajación, relaciones sociales, …).

 

El síndrome del cuidador quemado afecta seriamente a la salud del cuidador, pudiendo influir negativamente en la calidad del cuidado y la atención de la persona enferma. No se trata tanto de la cantidad como de la calidad de cuidado, y para ello el cuidador debe estar emocional y físicamente sano.

 
 
 
CRISTINA MARÍA MARTÍN ALONSO
PSICÓLOGA AFADS-NORTE DE CÁCERES
EX-01217

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’. Ver política