Imprimir esta página

TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN EN LA PERSONA CON ENFERMEDAD DE ALZHEIMER Y OTRAS DEMENCIAS

TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN

EN LA PERSONA CON ENFERMEDAD DE ALZHEIMER Y OTRAS DEMENCIAS

   

   Prácticamente el 60% de las personas que padecen Alzheimer presentan alteraciones relacionadas con la alimentación.

   Es muy importante una dieta equilibrada, ya que previene infecciones, lesiones cutáneas y la debilitación progresiva con pérdida de peso.

   También hay que estar muy pendiente de la hidratación y procurar que beban aproximadamente dos litros de agua al día.

Los trastornos se dividen en:

  • Incremento o disminución del apetito.
  • Trastornos del comportamiento en el momento de comer.

 

Estos trastornos pueden venir determinados o acentuados por varias razones:

  • Comidas incompletas: dificultad en masticar alimentos y tragarlos, en cortar, pelar, etc., por dificultad en el uso de cubiertos.
  • Problemas en la identificación de comidas y objetos, e incluso sabores.
  • Pérdida de normas sociales a la hora de comer.
  • La falta de memoria y la sensación de apetito se interpreta como si no hubiera comido y puede comer varias veces.
  • Falta de reconocimiento de comidas en mal estado.
  • Comer alimentos prohibidos.

Por todos estos motivos es fácil que aparezcan enfados en la comida.

 

PAUTAS A SEGUIR

  • Cerrar despensas y frigoríficos.
  • Esconder alimentos prohibidos por otras enfermedades.
  • Establecer horarios y simplificar acto de comer.
  • Si vive solo: llevar comidas preparadas.
  • Control del peso de la persona con Alzheimer.
  • Llevar al enfermo al dentista (si fuera necesario).
  • Aumentar consumo de agua y fibra, de frutas y verduras: para evitar el estreñimiento propio de algunos medicamentos, de la dificultad en la masticación y del sedentarismo
  • Alimentación variada y que cumpla los requerimientos nutritivos
  • Aumentar que coma más número de comidas pero menos cantidad.

 

Durante el acto de comer:

  • Ambiente silencioso y de tranquilidad.
  • Intentar no aislar al paciente en la hora de la comida, sino que sea un acto social (Familiar), como anteriormente.
  • Proporcionar opciones limitadas y servir porciones pequeñas.
  • Utilizar tazas adaptadas para facilitar el beber. Si es preciso por problemas de deglución utilizar espesantes y gelatinas.
  • Cortar los alimentos en trozos muy pequeños, dar alimentos que se puedan utilizar las manos si no puede utilizar los cubiertos. Facilitar que coma como sepa y pueda.
  • Utilizar plato hondo en vez de llano y utilizar cuchara en vez de tenedor.
  • Utilizar preparados y alimentos ricos en energía (suplementos comerciales de alta densidad calórica) para personas con poco apetito. (Bajo prescripción médica)
  • Procurar respetar los gustos culinarios previos al desarrollo de la enfermedad.
  • Para las personas con mucho apetito, intentar servir la comida en platos pequeños, con cuchara pequeña y utilizar alimentos con fibra y saciantes. Prevenir los excesos.
  • Hay que evitar preparar comidas con dobles texturas (arroz con leche, sopa de estrellas,…) para las personas que tengan problemas de deglución.
  • Cuando damos de comer a alguien, y está sentado, hay que colocarse sentados a la altura de sus rodillas para evitar atragantamientos, y utilizar cuchara pequeña.

 

CRISTINA Mª MARTÍN ALONSO

PSICÓLOGA AFADS-NORTE DE CÁCERES

Nº COLG: EX-01217

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’. Ver política